Segundos Platos

Huevos benedictinos con salmón

Ingredientes salsa holandesa:

  • 4 yemas de huevo
  • 1 cucharada de jugo de limón recién exprimido
  • 1/2 taza de mantequilla (1 barra).
  • Una pizca de sal

Ingredientes huevos benedictinos:

  • 2 rebanadas de pan inglés o tostas
  • Salmón ahumado
  • 2 cucharadas de vinagre blanco
  • 4 huevos
  • Sal, perejil y/o pimienta molida al gusto

Elaboración:

  • Lo primero que tienes que hacer es cortar la mantequilla en numerosos cubitos y meterla al congelador.
  • Entonces, comienza a preparar la salsa holandesa. Bate vigorosamente las yemas y el jugo de limón en un tazón mediano hasta que la mezcla sea espesa, doblando su volumen.
  • Coloca el tazón sobre una olla pequeña con agua apenas hirviendo a fuego lento (el fondo del tazón no tiene que tocar el agua). Continua removiendo la mezcla constantemente y no permitas que se caliente demasiado (sino, harás huevos revueltos y no es lo que queremos).
  • Añade los cubos de mantequilla previamente congelados. Sigue revolviendo hasta que la mantequilla se derrita y la mezcla se haya espesado de nuevo doblando su volumen.
  • Retira la salsa del calor y reserva en un recipiente, cubriéndola con una tapa hasta que sea el momento de utilizarla.
  • Coloca los panecillos o las tostas en un plato. Puedes calentarlos o tostarlos previamente para que quede una textura más crujiente. Pon una o dos lonchas de salmón ahumado sobre ellos.
  • Haz en una sartén a la plancha los espárragos trigueros. Saltea con sal gorda y déjalos en un plato.
  • Para hacer los huevos, coge una sartén con cubierta de teflón y llénala hasta la mitad con agua.
  • Añade el vinagre blanco al agua mientras se calienta. Hierve el agua a fuego lento.
  • Rompe uno de los huevos en un tazón pequeño con cuidado para no romper la yema. Lentamente, pon en contacto el borde del tazón con el agua de la sartén, dejando que un poco del agua entre al tazón. Entonces desliza el huevo hacia el agua. Repite rápidamente el mismo proceso con los demás huevos. Baja el calor a fuego mínimo.
  • Cocínalos durante tres minutos aproximadamente, hasta que la clara esté firme y la yema aún un poco suave.
  • Retíralos del agua y ponlos sobre los panecillos o tostas. Encima, dos espárragos trigueros y un poco de rúcula.
  • Finalmente, vierte la salsa holandesa sobre el conjunto y espolvorea un poco de perejil o pimienta molida al gusto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.