como freir de forma saludable
Glosario

Cómo freir de forma saludable

La importancia de freír bien los alimentos reside no solo en mantener los nutrientes de éstos en su mayor medida, sino también en evitar un resultado excesivamente grasiento que convierta dicho alimento en muy poco sano.

Todos los expertos coinciden, tras muchos estudios realizados, que el mejor aceite para freír es el de Oliva. A parte de por sus beneficiosos nutrientes, porque tiene un punto de humo mayor que cualquier otro aceite, por lo que soporta temperaturas más altas. Este dato es importante ya que, cuando el aceite se quema, puede llegar a producir compuestos irritantes y tóxicos que el alimento puede absorber, lo que significa que habrá que tirarlo. En este sentido, hay que resaltar que el punto de humo del aceite de oliva es de 210ºC.

Para realizar una fritura correcta es recomendable utilizar abundante aceite, de manera que el alimento «nade en aceite», como matizan desde AESAN. La temperatura debe ser alta, entre unos 175º y 200º, y para llegar a ella, hay que calentar el aceite a fuego medio, para que tome temperatura paulatinamente y sea más difícil que se queme. Así que evita las prisas y calentarlo a máxima potencia.

¿Cuando se introduce el alimento en el aceite?

No lo hagas si no está caliente del todo, ya que entonces no se formará la costra en la superficie característica de la fritura, sino que el producto se empapará de aceite y será excesivamente graso y poco saludable comerlo.

Si fríes congelados, no los eches todos a la vez, porque el aceite perderá temperatura y pude ocurrirte lo anterior, que finalmente no se fría y obtengas un alimento grasiento.

Una vez tu alimento está frito, déjalo escurrir en papel de cocina para que absorba el exceso de grasa y sea aún más sano y sabroso el bocado.

¿Se puede reutilizar el aceite?

Si, pero debes seguir una serie de indicaciones para hacerlo de forma saludable.

  1. Con un colador, filtra los restos del alimentos que quedan en el aceite nada más realizar la fritura, cuando aún esté caliente, para así evitar impurezas. Guárdalo en un recipiente cerrado.
  2. No reutilices más de 3 veces el aceite, ya que a medida que lo calientas pierde sus propiedades y aumenta la posibilidad de que se produzcan los compuestos irritantes y tóxicos, lo que le convierte en un aceite cada vez menos saludable.
  3. No mezcles aceites de diferentes tipo (oliva, girasol…etc) ya que el punto de humo es diferente entre ellos.
  4. Tampoco es recomendable mezclar aceite usado con nuevo.

Y lo más importante, recicla el aceite, no lo tires por el desagüe ni contamines. Vete almacenando el aceite que quieras tirar en botellas de plástico y luego tíralas en el contenedor específico en tu punto limpio.

Fuente Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.